¿Cuándo y cómo utilizar el material de entrenamiento deportivo correcto?

Realizar actividad física y/o ejercicios con pesas siempre es una buena práctica, puesto que es muy saludable y además nos hará conseguir esa figura que tanto queremos tener.

Sin embargo, no podemos llevar a cabo actividades físicas con cualquier elemento sin ningún tipo de control.

Tenemos que saber cuándo hay que utilizar cada uno de los elementos del material deportivo, saber para qué sirven y sobre todo qué músculos estaremos trabajando con ellos.

Aunque en el gimnasio o centro deportivo podemos encontrarnos numerosas herramientas que nos serán de gran ayuda, en este artículo vamos a centrarnos en tres en concreto: la barra, la polea y las mancuernas.

¿Por qué estos tres?

Simplemente porque son los más comunes y los que más se utilizan para trabajar prácticamente todos los músculos de nuestro cuerpo.

¿Cómo se utilizan?

El buen uso de la barra

La barra de pesas es uno de los elementos más habituales en un gimnasio. Es fácil de utilizar y nos permite trabajar la musculatura de casi todo nuestro cuerpo al usarse peso libre.

A través de ella trabajamos con la carga de manera directa sobre los músculos, siendo el objetivo vencer la resistencia que nos opone esta herramienta.

Para poder utilizar la barra siempre tendremos que hacerlo con las dos manos, algo que en ocasiones nos dificulta realizar ciertos movimientos, por lo que nuestra movilidad estará más restringida.

En cualquier caso, la barra es un elemento que nos permite también equilibrar la carga que estamos utilizando, precisamente por tener que cogerla con las dos manos a la vez.

Por tanto, podremos elevar mucho más peso en comparación con otras herramientas deportivas.

Podemos realizar varios ejercicios con barra siendo los más habituales el curl de bíceps, tanto de forma horizontal como de manera inclinada y el peso muerto, con el cual podemos trabajar adecuadamente los músculos de las piernas.

Entrena con la polea de forma correcta

De las tres opciones que hemos nombrado al principio del artículo, la polea es la que restringe más los movimientos.

A través de ella podremos trabajar principalmente el tren superior, no así tanto el inferior, puesto que los ejercicios para las piernas están mucho más limitados.

Al contrario que en el caso anterior, la polea hace que utilicemos una carga de forma indirecta. Para ello vamos a necesitar llevar a cabo movimientos que estén muy bien dirigidos.

Eso sí, todos los ejercicios que hagamos con esta herramienta nos permiten unos movimientos más amplios teniendo en cuenta la buena dirección que hemos comentado, siempre teniendo un control absoluto.

Trabajar con una polea hace que tengamos la oportunidad de poder utilizar mucha más carga en nuestros ejercicios, aunque no podemos olvidar que la resistencia que da el peso es mucho mayor que con otras herramientas.

Para trabajar con poleas es necesario tener en tu gimnasio una máquina de multiestación o si has decidido montarte un gimnasio en casa, aquí podrás encontrar buenas ofertas de multiestaciones para que no dudes en adquirirla.

Las mancuernas, el instrumento más clásico

Hemos dejado para el final las mancuernas porque es el medio más tradicional. Están disponibles en cualquier gimnasio y te las puedes encontrar de diferentes tipos y cargas.

La gran particularidad que tienen las mancuernas es que nos permiten tener mayor libertad de movimiento.

Cada mancuerna se agarra con una mano e incluso no tenemos porqué trabajar con las dos a la vez dependiendo del tipo de ejercicio que queramos realizar.

Al igual que la barra, las mancuernas son pesos muertos, trabajando con ellas cómodamente la musculatura de casi todo nuestro cuerpo.

De nuevo tendremos que vencer al peso que tienen, pudiéndolo hacer a través de numerosos movimientos.

Lo único que tendremos que hacer es elegir bien la carga más adecuada para nosotros y tener en cuenta los músculos que vamos a trabajar en cada momento.

Entre los muchos ejercicios con mancuernas que podemos llevar a cabo debemos destacar el curl de bícep, tríceps o el press pectoral.

Según lo que quieras trabajar y tu gusto deportivo puedes decantarte por una herramienta u otra entre las que te acabamos de recomendar.

Sin embargo, si nos permites un consejo, para conseguir el máximo rendimiento y alcanzar el objetivo que nos hemos propuesto lo ideal es que combines ejercicios con pesas donde se utilice cada uno de estos instrumentos deportivos.

Así garantizarás que trabajarás adecuadamente todo tu cuerpo y que tus músculos se desarrollarán de manera equilibrada, alcanzando en todo momento los mejores resultados.

Deja un comentario